Turmeric latte

También conocida como golden milk en UK, consiste en añadir la saludable cúrcuma a leche de vaca o leche vegetal a elección. Es una bebida de origen asiático que está desde hace un tiempo de moda y la verdad es que no defrauda cuando se prueba, no sólo resulta atractiva por su color y su exotismo.

La cúrcuma es un antibacteriano natural, tiene poder antiinflamatorio y facilita la digestión. Así que, a no pensárselo mucho y a probar esta alternativa al café con leche de media tarde, por ejemplo.

Las medidas las podéis ajustar, yo pongo las mías y con cucharadita me refiero a cucharilla de desayuno, no a la moca.

Ingredientes:

  • 1 taza de leche, vegetal (por ejemplo de almendras) o de vaca.
  • 1 cucharadita rasa de cúrcuma
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 cucharadita rasa de jengibre
  • 1/2 cucharadita de canela
  • opcional: unas gotas de extracto de vainilla o 1 pizca de cardamomo
  • 2 cucharaditas de sirope de arce o miel

Preparación:

  1. Calentamos la leche, al fuego o microondas. Antes de que llegue a hervir, retiramos del fuego y añadimos las especias
  2. Si queremos espuma, batirla y luego espolvorear con un poco de canela y cúrcuma para decorar
  3. En verano, si le añadimos hielo obtendremos lo que en aquí en Londres llaman «iced turmeric latte» En español puede resultar menos glamouros: leche con cúrcuma y hielo

Recetas recomendadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.